escaparate louis vuitton cámaras

Amor a primera vista. El escaparate como carta de presentación.

Era una hermosa tarde de primavera, paseaba tranquilamente por las concurridas calles comerciales de Barcelona cuando de repente lo ví.

Disminuí el paso.

Lo volví a mirar haciéndome la distraida y de repente ví que me guiñaba un ojo. Vacilé durante unos segundos.

Tenía que retroceder mi camino para volver a encontrarme con él. No podía dejarlo pasar de largo. Me sentía atraída hacia él.

Fue amor a primera vista.

Vi en el todo lo que buscaba. ¿Qué era?

La atmósfera mágica que lo envolvía, su piel, su ropa, su mirada, su sonrisa constante… estaba cautivada, no podía dejar de mirarlo. Después de unos segundos, parada delante de él y mirarlo enterito de arriba abajo decidí dar un paso adelante y toda decidida entré a conocerlo.

louis vuitton camaras

¡¡¡Qué importante es la primera impresión!!!

Debemos saber que solo tenemos una oportunidad para causar una buena impresión.

Disponemos de sólo 3” para impactar al espectador y conseguir llamar su atención.

 

Efectivamente, estábamos hablando de un escaparate. Y hoy, en este post queremos comentaros los requisitos imprescindibles que consideramos que un escaparate debe cumplir para conseguir captar la atención y conseguir vender más. Vamos a ello:

  1. Que transmita información:

El escaparate es el comunicador entre el establecimiento y los clientes potenciales. Por ello los mensajes deben ser claros y directos.

  1. Que exponga claramente los productos:

El escaparate debe hablar y reflejar las características del establecimiento, depende lo que queramos transmitir colocaremos unos u otros productos, de una u otra manera.

  1. Que sea coherente:

Necesitamos una coherencia global en la estrategia de marketing que vamos a llevar a cabo en el escaparate, tanto en mensaje, como en producto e imagen que queremos dar para no confundir al consumidor.

  1. Que sea original:

Hoy en día es muy complicado ser diferente, pero es la única manera de llamar la atención.  Hay que pensar distinto y para ello debemos dejar volar nuestra imaginación. De esta manera, conseguiremos reforzar nuestra imagen de marca y destacar frente a la competencia.

  1. Que produzca sensaciones:

Hoy en día necesitamos vivir historias y nuevas experiencias. Por ello trabajar con las sensaciones puede ser una muy buena fórmula para llegar a nuestro cliente y estimular el deseo de compra.

  1. Que se renueve periódicamente:

El escaparate, igual que el interior de tienda debe ser un ente viviente. Debe estar en constante movimiento y cambiarlo al menos cada 2 semanas para aumentar la demanda atrayendo al comprador.

  1. Que sea rentable:

Detrás de un buen escaparate siempre hay una estrategia de márketing. Es fundamental valorar siempre los resultados después de cada cambio.

  1. Que sea visible permanentemente:

El escaparate es nuestro vendedor silencioso, vende las 24 horas del día, por eso es muy importante iluminarlo bien, tanto de día como de noche. Además nos da publicidad gratuita y constante.

Llegados a este punto nos gustaría comentar que es muy importante que las expectativas se cumplan tanto fuera (escaparate) como dentro (el interior de la tienda). Debe existir una coherencia total entre ambas partes, sinó, nos puede pasar como aquella vez que conocimos ese chico que estaba tan bueno y vestía tan bien, que cuando conocimos su interior no fué tan guay como parecía y se nos desplomó toda esa magia inicial. Es decir, la relación se puede terminar en los 3 primeros metros de la entrada de la tienda.

¿Qué otro requisito imprescindible añadirías a la lista?

Si quieres conocer más sobre nuestros servicios contáctanos aquí

Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *